El éxito se construye en equipo

Podemos hacer una analogía del personal de una empresa con las extremidades del cuerpo humano. Generar movimiento requiere una conexión entre la cabeza, brazos y piernas, de igual manera, para que una empresa crezca y avance, la cabeza debe estar conectada al equipo de trabajo. Puede sonar básico el hecho de que los empleados hagan las cosas conforme a las ideas de arriba, pero la realidad muestra que ambas partes están desconectadas.

La figura de muchas empresas se resume en cuerpos desarticulados intentando avanzar y lograr sus metas sin éxito. Es inevitable pensar en una escena de The Walking Dead, aquellos “muertos vivientes” caracterizados por un movimiento lento y descoordinado. Un zombie simplemente existe, ocupa un lugar ocioso en el espacio, mientras busca devorar para calmar su hambre. Muchas empresas permanecen años en estado zombie, son muertos vivientes que no buscan objetivos, solo sobreviven y generan ingresos para cubrir sus gastos.

La muerte en vida es el resultado de una desconexión entre la cabeza y las extremidades. Por más que la cabeza esté en excelente estado, necesita un cuerpo para generar movimiento. Se necesita que los jefes están sincronizados y unidos con el personal para que la empresa pueda avanzar.

Para salir del estado zombie, es necesaria una revisión constante del funcionamiento interno. ¿Cómo están las partes de tu empresa? Todos los componentes deberían estar sincronizados para cumplir los objetivos. El equipo de trabajo funciona si existe coordinación, es el único camino para potenciar una empresa.