En las últimas semanas, se publicó una noticia muy sonada a nivel mundial; especialmente en el ámbito tecnológico y online. Y es que, salió la información de que el navegador Internet Explorer ha fallecido.

Obviamente en sentido figurado, pero es una realidad que, con tan solo 26 años de vida y uso, este navegador llegó a su fin. Seguramente fuiste de los muchos millones de usuarios que han navegado en el internet mediante el Explorer, incluso, fue el primer navegador que utilizaste para sumergirte en el mundo digital. Lamentablemente la Compañía Microsoft ha decidido darle punto final para siempre.

¿Por qué? Ahora conoceremos los detalles.

¿Qué pasó con Internet Explorer?

Lo que pasó es que, con el surgimiento de Chrome y Firefox, Explorer fue quedándose atrás al dejar de ser un navegador con óptima capacidad y rapidez de navegación. A pesar de que Windows ha evolucionado en los últimos años, Explorer no pudo mejorar y se quedó completamente atrás. En junio de este año, se anunció su irremediable muerte.

Internet Explorer comenzó en 1994 y para 2003 controlaba el 95% de los navegadores de internet en todo el mundo. Lamentablemente, para 2022 dicho control bajó a un 0,62%, ya que, en su lugar está comenzando a tener dominio el nuevo navegador Microsoft Edge.

Su caída comenzó a verse desde que, en 2004, Mozilla lanzó su navegador Firefox y en 2008 Google lanzó Chrome; sin embargo, se tenían expectativas de que Explorer seguiría en la cima de los navegadores. Uno de los mayores errores cometidos por Explorer, que fue determinante para su caducidad, fue que rara vez se actualizaba y esto favoreció de gran manera en la evolución de los navegadores con los que competía.

De hecho, luego del lanzamiento de Chrome, Google lo actualizó unas 70 veces durante 10 años, lo que significa un montón de mejoras en su sistema; al mismo tiempo, Microsoft solo actualizó Explorer 4 veces.

Otro factor, fue que el marketing de Microsoft era muy deficiente e incluso inexistente. Mientras que Chrome estaba ocupado en publicitar sus múltiples herramientas y Firefox se direccionaba a ser el navegador perfecto para los nerds, con una gran superioridad tecnológica.

Y, la gota que rebalsó el vaso de su fracaso fue el auge de la navegación móvil, superando a la navegación de escritorio. Siendo que, sobre todo Chrome, adaptó su navegador para ser apto en todo tipo de dispositivos móviles, celulares, iphones, androids, etc. Explorer quedó atrás en ese sentido porque no pudo adaptarse a las nuevas generaciones y el uso de móviles.

Internet Explorer fue el típico caso de una Compañía demasiado grande como para caer y sin embargo, eso fue lo que sucedió. En los 90´s hizo revolución en el internet, pero en los 2000, se hizo muy carente de innovación en un mundo digital que está día a día innovando.

Ahora, Microsoft tiene todas sus esperanzas puestas en su nuevo navegador Edge que, quizás termine superando y dando punto final a Chrome; así como Chrome superó abismalmente a Explorer. Veremos qué sucede con el tiempo.