¿Qué es el organigrama de una empresa?

El éxito de una empresa depende de la organización del jefe con su personal, este ingrediente clave determinará la eficiencia de su trabajo. Para alcanzar los objetivos de la empresa es preciso contar con un buen organigrama. El organigrama es la representación gráfica de una estructura organizacional, esta estructura se define como un conjunto de funciones laborales establecidas. En una empresa se divide el trabajo en tareas distintas y la posterior coordinación de las mismas. El organigrama determina las funciones y el modo de comunicación de cada unidad.

Si bien existen varios tipos de organigramas, son obsoletos y carecen de una visión favorable para la empresa. Retrasan su progreso y cuentan con tantas ramas que no se unifican. Por eso, tenemos una propuesta de organigrama totalmente diferente. Con esta forma de organizar, te darás cuenta que las otras estructuras tienen deficiencias, retrasan y perjudican el trabajo de la empresa.

Organigrama de una empresa tradicional

El organigrama de una empresa tradicional tiene elementos que perjudican y ralentizan el trabajo del equipo. Estos son alguno de ellos: todo el flujo de decisiones y problemas se dirige al jefe pobre, él debe lidiar con todo, por lo tanto, acapara y entorpece el trabajo. El personal cumple funciones a medias porque no está correctamente organizado. Con este organigrama las decisiones que se toman son lentas y retrasan todos los procesos laborales. No existe una designación clara de las funciones porque existe desorden entre administración, producción y comercialización.

Todos los retrasos y la lentitud hacen que la empresa no progrese. Esto es por su personal, los jefes pobres y los empleados ricos. Este modelo tradicional ya es considerado obsoleto porque todas las decisiones recaen sobre la dirección general de la empresa. Es el preferido del jefe pobre porque busca encajar forzosamente en este tipo de organización tradicional.

Toda la forma de interacción entre el jefe y los empleados no es eficiente. Es un cuerpo que no funciona bien porque la cabeza no actúa como debe y las extremidades no están conectadas. Este organigrama tradicional es considerado parte del inframundo comercial. A este se adhieren con fuerza los jefes pobres que no quieren salir de su comodidad. Por estas razones, se debe abrir la mente y cambiar el enfoque de la organización, para dar soluciones a los problemas recurrentes de la empresa.

¿Cómo organizar una empresa?

Para simplificar la estructura de tu empresa y que se organice eficientemente, te presentamos el triángulo organizacional. Presenta una forma de trabajo que optimiza tres veces más el rendimiento de una empresa, a diferencia de un modelo tradicional.

Este triángulo está compuesto por el Director Operativo Administrativo (DOA), el Director Comercial Ventas (DCV) y el Director Productivo Operativo (DPO) son los tres pilares fundamentales en la empresa. Este tipo de organigrama facilita la comunicación entre el jefe y los empleados. El triángulo permite abrir la mente a un esquema eficiente de organización. Este modelo le permite al jefe talento delegar funciones y supervisar su cumplimiento. Se guía por los objetivos de la empresa.

Para saber mejor las funciones, cada dirección coordina el trabajo con su equipo. El primer responsable es el DOA, se encarga de establecer funciones y supervisar el cumplimiento de todos los procesos de la empresa. Además, crea estrategias que involucran todas las áreas de acción, para luego hacer el seguimiento correspondiente. El DPO está a cargo de controlar y ejecutar todos los procesos internos para crear productos o servicios. El DCV tiene la función de comercializar los productos finales, se debe enfocar en conocer las necesidades de los clientes para darles la solución adecuada.

Al tener la estructura triangular, la empresa cuenta con una mejor interacción entre todos. La comunicación es más fluida, esto permite analizar y crear mejores estrategias de ventas, conocer al cliente, mejorar el producto, etc.

Recuerda, mantenerte en un organigrama obsoleto puede hacerte retroceder y retrasar el progreso de tu empresa. Esa falta de comunicación entre los empleados ricos y el jefe pobre es perjudicial para la productividad. Por eso te recomendamos utilizar o emplear más el triángulo organizacional para una mayor efectividad. Las mejoras se verán en los plazos que te plantees, te recomendamos analizar constantemente la forma de trabajo de tu empresa. Es necesario que conozcas a profundidad los errores y los aciertos, para saber dónde mejorar.